Sigue las Jornadas en Twitter en el hashtag #revoluciondelirante                         Sigue las Jornadas en Twitter en el hashtag #revoluciondelirante

Ya estamos trabajando en las 2as Jornadas de Jóvenes Profesionales de la Salud Mental

Nos interesan tus ideas y comentarios: info.revoluciondelirante@evento.es


La Revolución Delirante: Primeras Jornadas de Jóvenes Profesionales de la Salud Mental. 14 y 15 de Octubre de 2011. Valladolid

Hace ya bastante tiempo que los jóvenes herederos del Hospital Dr. Villacián de Valladolid, que nos formamos o trabajamos en Salud Mental, coincidimos en la necesidad de reunirnos más a menudo con compañeros de otras provincias.

Es sabido por todos que nuestra profesión se encuentra en una situación difícil. Parece que ya no somos capaces de abordar la locura y acompañarla, sino que nos limitamos a someterla a test y pruebas, clasificarla y medicarla. El hecho de que la formación de los jóvenes suela impartirse de un modo dogmático, rígido y dirigido hacia esos modos de actuar no hace sino acrecentar un problema al que estamos contribuyendo de forma más o menos pasiva. La ausencia de conferencias o encuentros que realmente resulten útiles y el consecuente silencio que se establece entre nosotros, no hacen sino promover en mayor medida el estancamiento de los conocimientos y, finalmente, la eliminación del verdadero quehacer clínico que nos llevó a elegir este trabajo.

Esto es una realidad que compartimos con otros profesionales que nos han visitado o que hemos conocido en distintas rotaciones, congresos o periodos de trabajo.

Por estas razones, entre otras, y de forma inédita en España, nos disponemos a realizar unas jornadas de encuentro entre todo tipo de profesionales de la salud mental, que será organizada, promovida y llevada a cabo por jóvenes.

Freud afirmaba: «No hay pensamiento que no tienda a la identidad». Esperamos que esta reunión consiga recoger los distintos puntos de vista, opiniones y soportes teóricos de todos los participantes, y aunarlos en un debate. En eso y no en otra cosa consiste para nosotros lo que ahora nace como «La revolución delirante».